Home » El Príncipe Idiota. El Sepulcro De Los Vivos. (Sepan Cuantos, #84) by Fyodor Dostoyevsky
El Príncipe Idiota. El Sepulcro De Los Vivos. (Sepan Cuantos, #84) Fyodor Dostoyevsky

El Príncipe Idiota. El Sepulcro De Los Vivos. (Sepan Cuantos, #84)

Fyodor Dostoyevsky

Published 2001
ISBN : 9789700726670
Paperback
190 pages
Enter the sum

 About the Book 

El príncipe Idiota es una de las más grandes novelas de Dostoievski. Como en un caleidoscopio, se mezclan en ella todos los elementos de la obra dostoievskiana pasada y futura, girando todos ellos en torno de la soberbia temática nodular: la sed deMoreEl príncipe Idiota es una de las más grandes novelas de Dostoievski. Como en un caleidoscopio, se mezclan en ella todos los elementos de la obra dostoievskiana pasada y futura, girando todos ellos en torno de la soberbia temática nodular: la sed de riquezas. Escrita en 1867, o sea en la mitad del camino de la vida de Fiódor Mijáilovich, esta obra constituye un magnífico ejemplo de su pujanza creadora y, a la vez, resulta muy interesante para quienes deseen comprender la trayectoria ideológica de Dostoievski.Se ha escrito y hablado mucho sobre las ideas de Dostoievski, durante su vida y después de su muerte. Contemporáneos suyos criticaron justamente su involución intelectual, y durante mucho tiempo siguió midiéndosele, en Rusia, con el rasero crítico del siglo XIX, lo cual no nos parece aceptable, pues lo que es válido y comprensible en una época dada y bajo determinadas circunstancias, puede dejar de serlo con el paso del tiempo. Belinski, Hertzen, y Chernichevski jugaron en su época y en su país un papel positivo y determinante, pero... en pleno siglo XX, ¿debemos seguir repitiendo al pie de la letra sus juicios sobre el arte?Tampoco nos satisface el misticismo elevado a la categoría de crítica literaria, pues incurre- en el error contrario: el de despojar a las cosas de su valor real y concreto, exagerando a tal punto el elemento subjetivo, que la personalidad de un artista parece depender exclusivamente del talento interpretativo del ensayista, y la crítica se convierte en ficción teológica. De este defecto adolecen, a nuestro parecer, los ensayos que sobre Dostoievski han escrito, entre otros, Motchulski y Merezhovski.